La tortura bajo el lente internacional

https://laislarbronka.files.wordpress.com/
https://laislarbronka.files.wordpress.com/

Parte 1: Organización de las Naciones Unidas

Por: Itzel Sotelo.

Inevitable es sentir una cierta incomodidad al adentrarse en el tema de la tortura. Nuestro estómago se retrae tan sólo de pensar que nuestra integridad física, psicológica y/o moral pueda ser violentada de alguna manera. Sin embargo, la tortura, una práctica que debería ser tan lejana como los tiempos de la Inquisición, se sigue perpetuando en nuestros días.

Concebir que una autoridad que forma parte del Estado de derecho pueda utilizar este tipo de métodos causará mucho más que incomodidad al lector, puesto que es el propio Estado el responsable de velar por el respeto de los derechos humanos de todos sus ciudadanos. De acuerdo al International Rehabilitation Council for Torture Victims, las personas que son más propensas a estar involucradas en actos de tortura serían los oficiales dentro de las prisiones o centros de detención, la policía, los militares, las fuerzas paramilitares, las fuerzas del Estado en contra de las guerrillas; así como personal del sector de la salud y profesionales del derecho, entre otros. 1

La historia nos ha enseñado que los Estados pueden cometer este tipo de abusos, y pretender  salir impunes de la situación. Por eso, la comunidad internacional ha realizado numerosos esfuerzos con el fin de erradicar la práctica de la tortura.

En 1948 que se prohibió por primera vez la tortura a nivel internacional cuando todavía estaban latentes los daños que ocasionó la Segunda Guerra Mundial. Así, la comunidad de naciones, sobre todo las más implicadas en la guerra, decidió proclamar la Declaración de Derechos Humanos (1948), cuyo artículo 5º establece que “[n]adie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”.2

Asimismo, en el artículo 7º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966), ratificado por México en el año de 1981, se menciona que “[n]adie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. En particular, nadie será sometido sin su libre consentimiento a experimentos médicos o científicos”.3 Se puede observar que la primera parte de dicha definición es igual a aquella de la Declaración de los Derechos Humanos, y sólo se le agrega la segunda parte sobre consentimiento a experimentos médicos o científicos.

Por otro lado, la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (1984) surge como un tratado internacional más especializado en el tema, el cual es ratificado por México en el año de 1986. El artículo 1º de la presente convención cuenta con una de las definiciones más conocidas a nivel internacional sobre la tortura, como se lee a continuación:

Todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas. 4

tortura-en-México

Tal definición ha representado un referente universal en lo que concierne la tortura, sin embargo, también han surgido críticas en cuanto a la interpretación de ciertos términos. Uno de ellos se refiere a la palabra “intencionadamente” y su relación con la imprudencia o la negligencia; y el otro se refiere a lo que es considerado como “dolor o sufrimiento” y el carácter subjetivo del mismo. 5

De dicha Convención nace el Protocolo Facultativo (2003), ratificado por México en el año 2006. Con él surgen los Mecanismos Nacionales de Prevención, cuyo objetivo es el de llevar a cabo acciones de prevención de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, mediante una serie de visitas a las personas privadas de libertad en diversos tipos de establecimientos que van desde los centros penitenciarios hasta los hospitales psiquiátricos.6

Por su parte, el Protocolo de Estambúl (2000) es creado por medio del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con el fin de ser un referente para  investigar y documentar casos de tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.7 El Protocolo fue adoptado formalmente por México mediante el “Acuerdo No. A/057/2003 del Procurador General de la República, mediante el cual se establecen las directrices institucionales que deberán seguir los Agentes del Ministerio Público de la Federación, los peritos médicos legistas y/o forenses y demás personal de la Procuraduría General de la República, para la aplicación del Dictamen Médico/Psicológico Especializado en Casos de Posible Tortura y/o Maltrato”.8

Finalmente, el Relator especial sobre la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes fue creado por las Naciones Unidas en el año de 1985 con el fin de poder llevar a cabo estudios más especializados en el tema de la tortura. Entre sus funciones se encuentran: 1) hacer llamados a los Estados y comunicaciones sobre situaciones de tortura en sus territorios, 2) hacer visitas a los Estados con fines de investigación y, 3) realizar informes anuales y presentarlos al Consejo de Derechos Humanos y la Asamblea General. 9 México ha invitado al Relator especial sobre la tortura del 7 al 16 de agosto de 1997, y del 21 de abril al 2 de mayo del 2014, de las cuales se emanan recomendaciones al gobierno mexicano con el fin de mejorar la situación en el tema de la tortura en el país.

La última visita a México del Relator en el 2014 dio lugar a una serie de controversias con el gobierno mexicano, sobre todo por las declaraciones del Relator al decir que la tortura es generalizada en México, y la reacción desatinada del Estado mexicano ante esto. Este tipo de cuestiones nos hacen reflexionar sobre la verdadera efectividad de dichos mecanismos adoptados por México, y si sólo se quedan en papel y no se transmiten sus principios a la práctica. Pero este tema, lo reservaremos para la segunda parte de esta colaboración.

_________________

1 International Rehabilitation Council for Torture Victims, “Defining torture”, en International Rehabilitation Council for Torture Victims (sitio web), consultado el 13 de mayo de 2015.http://www.irct.org/what-is-torture/defining-torture.aspx.

2 Organización de las Naciones Unidas, “Declaración Universal de Derechos Humanos”, en Organización de las Naciones Unidas (sitio web), consultado el 12 de mayo de 2015. http://www.un.org/es/documents/udhr/.

3 Secretaría de Gobernación, “Tratados y Declaraciones sobre Derechos Humanos”, en Secretaría de Gobernación (sitio web), consultado el 12 de mayo de 2015.http://www.ordenjuridico.gob.mx/TratInt/Derechos%20Humanos/D47.pdf.

4 Secretaría de Gobernación, “Tratados y Declaraciones sobre Derechos Humanos”, en Secretaría de Gobernación (sitio web), consultado el 12 de mayo de 2015. http://www.ordenjuridico.gob.mx/TratInt/Derechos%20Humanos/D4.pdf.

5 Para conocer más del tema, consulte: Asociación para la Prevención de la Tortura y Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, “La tortura en el derecho internacional, guía de jurisprudencia”, (2008). http://www.apt.ch/content/files_res/JurisprudenceGuideSpanish.pdf.

6 Association for Prevention of Torture, “El Protocolo facultativo a la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes-Creación de los Mecanismos Nacionales de Prevención”, en Association for Prevention of Torture (sitio web), consultado el 13 de mayo de 2015.http://www.apt.ch/content/files/npm/eca/Spain5.pdf.

7 Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “Protocolo de Estambul”, en Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (sitio web), consultado el 14 de mayo de 2015.http://www.ohchr.org/Documents/Publications/training8Rev1sp.pdf.

8 Procuraduría General de la República, “Acuerdo No. A/057/2003”, en Procuraduría General de la República (sitio web), consultado el 14 de mayo de 2015.http://www.pgr.gob.mx/normatec/Documentos/ACUERDO%20A-057-03%20_675_.pdf.

9 Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “Relator especial contra la Tortura”, en Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (sitio web), consultado el 14 de mayo de 2015.http://www.ohchr.org/SP/Issues/Torture/SRTorture/Pages/SRTortureIndex.aspx.

Anuncios

Acerca de asilegal

Nuestra Visión Ser una organización responsable de su entorno social, contribuyendo a la erradicación de la problemática social que enfrentan los sectores más vulnerables de la sociedad como lo son las personas pertenecientes a los pueblos originarios, las personas de la tercera edad, niños y jóvenes personas de la comunidad LGBT, mujeres, discapacitados, etc. Nuestra Misión Para Asistencia Legal por los Derechos Humanos, los derechos que están reconocidos y otorgados para todas y todos, deben ser conocidos para ejercerlos y, en su caso, defenderlos; de tal forma que, esta organización concentra sus esfuerzos en brindar apoyo legal, informativo y educacional en el tema de los derechos humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s