México: la injusticia cotidiana.

fue-el-estado-2
Manifestación en el Zócalo de la Ciudad de México.

Por Fernando Hernández. *

El Estado Mexicano atiende las crisis de derechos humanos, y cualquier otra, en la medida en que resulten una crisis de opinión pública. En ese tenor recibió ayer el resultado de los Foros de Consulta sobre Justicia Cotidiana realizados por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Por supuesto prometió que las revisaría y que instrumentaría las que considerara “prioritarias”.

Con esa misma elegancia el Estado Mexicano firma desde hace décadas todos los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos sin que eso impacte en la realidad. Es parte de la escenografía hacia la comunidad internacional para actuar como que somos un país democrático. Aunque a veces la escenografía se cae.

Que si se aceptaron las recomendaciones del Examen Periódico Universal más reciente, bueno, pues el Estado a través de su inmenso órgano de comunicación social dirá “hay avances”. Que esas recomendaciones son las mismas que no se han cumplido desde la última vez que le hicieron recomendaciones, bueno, entonces se justificarán diciendo “hay retos”.

Sobre la justicia cotidiana, Enrique Peña dijo: “En la práctica, esta justicia suele ser excluyente, lenta, compleja y costosa, lo que provoca que la mayoría de los mexicanos no accedan a ella o queden insatisfechos con sus resultados”. Presidencia no pierde oportunidad de arrebatar banderas a la sociedad civil como si ellos no fueran parte del problema, una parte central.

Mampara
Cae mampara durante el evento oficial.

Agregó que: “Mejorar la justicia cotidiana implicará, en el fondo, renovar nuestro pacto social. Un pacto en el que los ciudadanos reafirmen su confianza en la ley y en las instituciones, y en el que las autoridades demuestren su compromiso de servicio con la sociedad”.

¿Cómo reciben estas bonitas palabras los padres de los 43 normalistas desaparecidos?, ¿qué opinaría de esto Julio César Mondragón, joven torturado y asesinado la misma noche del 26 de septiembre de 2014?, ¿acaso esta frase hará que los familiares de las más de 20 mil personas desaparecidas en los últimos años vuelvan a confiar en el Estado?

Justamente con el caso del 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, el Estado respondió a la indignación social, pero no para resolver los crímenes de lesa humanidad que se cometieron, sino para dar carpetazo. El Estado busca imponer su verdad a periodicazos y localizando la responsabilidad en unos cuantos malos elementos de la policía y el crimen organizado. La gastada hipótesis del asesino solitario y en este caso, los asesinos solitarios, pues la magnitud de la tragedia es mayúscula.

En la narrativa oficial, todas las instituciones concentrarían sus esfuerzos para resolver el caso, pero todas se coludieron para negar la justicia a las familias y al país entero. Cuando esto pasa con los crímenes de mayor impacto ¿qué podemos esperar en la micro esfera de la justicia cotidiana?

Claro que como sociedad tenemos responsabilidad, también le entramos a la corrupción.  Pero dar un soborno a un policía de tránsito o a un inspector de sanidad no se equipara con beneficiar a un contratista con proyectos millonarios a cambio de, hasta donde se sabe, una casa. Si estamos mal como sociedad, quienes nos gobiernan están mucho peor.

También nos dicen que el desconocimiento de nuestros derechos y de las leyes en general dificulta la impartición de justicia. A lo mejor si desde la Educación Pública, otra obligación del Estado, se fortaleciera esta formación seríamos mejores ciudadanos. Si hubiera el mismo empeño para enseñarnos inglés y computación que para que aprendamos leyes, otra cosa sería.

Hay que reconocer el esfuerzo que coordinado por el CIDE generó las propuestas sobre justicia cotidiana. Debemos leerlas, atenderlas, complementarlas y ejercerlas. Pero a Presidencia, no le creo nada.

___________

* Fernando Hernández es coordinador del Área de Comunicación de ASILEGAL. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, fue jefe de información del programa “Chiapas: Expediente Nacional” producido por la Red de Comunicadores Boca de Polen. También fue encargado de comunicación en la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” y es autor del libro “Acompañando la Esperanza: 20 experiencias en defensa y promoción de los derechos humanos”.

Anuncios

Acerca de asilegal

Nuestra Visión Ser una organización responsable de su entorno social, contribuyendo a la erradicación de la problemática social que enfrentan los sectores más vulnerables de la sociedad como lo son las personas pertenecientes a los pueblos originarios, las personas de la tercera edad, niños y jóvenes personas de la comunidad LGBT, mujeres, discapacitados, etc. Nuestra Misión Para Asistencia Legal por los Derechos Humanos, los derechos que están reconocidos y otorgados para todas y todos, deben ser conocidos para ejercerlos y, en su caso, defenderlos; de tal forma que, esta organización concentra sus esfuerzos en brindar apoyo legal, informativo y educacional en el tema de los derechos humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s