Mujeres Privadas de la Libertad: Derechos Sexuales y Reproductivos

Por Rocío Martínez Ortínez

(Redacción de ASILEGAL)

Hablar de las personas privadas de la libertad es hablar de diversas privaciones de Derechos Humanos: salud, educación, vivienda, derechos sexuales, derechos reproductivos, etcétera. Si para cualquier persona privada de la libertad la discriminación y el estigma social son de gran peso, para las mujeres la situación de vulnerabilidad empeora. Sufren mayor discriminación ante la sociedad y la prisión es un espacio opresivo.

La privación de la libertad en la mujer es doblemente estigmatizante y dolorosa si se tiene en cuenta el rol que la sociedad le ha asignado. La que pasa por la prisión es calificada de “mala” porque contravino el papel que le corresponde como esposa y madre; sumisa, dependiente y dócil. Es necesario hablar de la gran problemática que afecta a diversas mujeres privadas de la libertad en nuestro país en cuanto a su salud sexual y reproductiva.  Debemos tomar en cuenta que la cobertura de salud en cárceles no es de la mejor calidad.

No se cuenta con una atención, prevención y solución a diversos problemas de salud dentro de los sistemas penitenciarios. Aunado a que hay una dificultad para la salida a medicina especializada, así como para garantizar los embarazos saludables y partos seguros. Por las condiciones que se tienen dentro de los sistemas penitenciarios, así como por los tratos inhumanos que se viven, las mujeres embarazadas deberían poder salir a consultas externas por cuestiones de atención especializada. Ello es además necesario por la falta de médicos ginecológicos que cubran las necesidades básicas de salud y de pediatras para las/os hijas/os que conviven con sus madres.

La falta de información es, en parte, causante de la situación de vulnerabilidad de las/os hijas/os y de la falta de atención médica adecuada. El Informe de la CDHDF (Derecho a la Salud en Personas Privadas de la Libertad; 2011) menciona que en los Centros Femeniles de Readaptación Social no se cuenta con médico pediatra que labore de lunes a viernes. Debido a ello niñas y niños son atendidos por un médico general que, de considerar necesario, los canaliza a instituciones médicas externas.

Foto: ASILEGAL
Foto: ASILEGAL

Como consecuencia de estas obstaculizaciones, se derivan también las enfermedades de transmisión sexual, al no contar con servicios de atención de calidad, ni con información o acceso a métodos anticonceptivos adecuados y suficientes. Un aspecto del régimen penitenciario claramente discriminatorio para las mujeres es el de la visita íntima o familiar. Ellas son objeto de fiscalizaciones y exigencias que los hombres privados de la libertad no sufren. Para ellas es requerido el uso forzoso de anticonceptivos o la obligación de estar casada o mantener un vínculo de pareja estable con el/la visitante. Del mismo modo, hay que señalar la discriminación hacia las mujeres lesbianas, a quienes se les niega el derecho a recibir visitas íntimas de sus compañeras.

 En algunos centros de reclusión para hombres se permite el ingreso de trabajadores sexuales, sin control sanitario alguno. La atención medica es escasa y solo se suministran medicamentos básicos en materia de problemas de mayor riesgo. Las visitas íntimas no son las únicas formas de discriminación que sufren las mujeres en las cárceles. A ellas debemos añadir las situaciones de violencia sexual, un tema denunciado por organizaciones como American Watch y Amnistía Internacional. Debido a estas denuncias cada vez más frecuentes se ha conseguido que la custodia de las prisiones femeninas esté a cargo de mujeres. Sin embargo, la violaciones a derechos sexuales y a los derechos reproductivos son frecuentes. Estos deben de ser definidos como derechos y libertades fundamentales que corresponden a todas las personas, sin discriminación. Derechos que permiten adoptar libremente, sin ningún tipo de coacción o violencia, una amplia gama de decisiones sobre aspectos consustanciales a la vida humana, como son la sexualidad y la reproducción.

Los derechos sexuales y los derechos reproductivos se basan en el principio de la libertad sexual, libre de violencia discriminación; en el derecho a que la sexualidad de las personas sea protegida y sea respetada; así como la gran decisión de la mujer al saber ¿cuántos hijos desea tener? La vida en las cárceles no es la mejor, pero los derechos fundamentales deben ser respetados y protegidos ante las y los responsables del sistema penitenciario.

Aunque existen diferencias entre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres respecto de los de las personas privadas de la libertad, para la Corte Constitucional es evidente que la sexualidad de los reclusos merece ser protegida, al ser un factor trascendental en el desarrollo de todas las personas. En este contexto, los derechos sexuales y los derechos reproductivos de las personas recluidas  se deben valorar en correspondencia con los derechos a la salud, la dignidad y la libertad inherente al recluso como ser humano.

Rocío Martínez es pasante de la Licenciatura de Promoción de la Salud en la UACM. Colabora en distintas áreas de ASILEGAL (entre ellas Redacción y Juventud). Amante y defensora de los Derechos Humanos. Combate las detenciones arbitrarias y exige la atención y la asistencia a la Salud para personas privadas de la libertad y pueblos indígenas. Enemiga de toda aquella injusticia que se quiera disfrazar de justa.
Rocío Martínez es pasante de la Licenciatura de Promoción de la Salud en la UACM. Colabora en distintas áreas de ASILEGAL (entre ellas Redacción y Juventud). Amante y defensora de los Derechos Humanos. Combate las detenciones arbitrarias y exige la atención y la asistencia a la Salud para personas privadas de la libertad y pueblos indígenas. Enemiga de toda aquella injusticia que se quiera disfrazar de justa.
Anuncios

Acerca de asilegal

Nuestra Visión Ser una organización responsable de su entorno social, contribuyendo a la erradicación de la problemática social que enfrentan los sectores más vulnerables de la sociedad como lo son las personas pertenecientes a los pueblos originarios, las personas de la tercera edad, niños y jóvenes personas de la comunidad LGBT, mujeres, discapacitados, etc. Nuestra Misión Para Asistencia Legal por los Derechos Humanos, los derechos que están reconocidos y otorgados para todas y todos, deben ser conocidos para ejercerlos y, en su caso, defenderlos; de tal forma que, esta organización concentra sus esfuerzos en brindar apoyo legal, informativo y educacional en el tema de los derechos humanos.

Un comentario en “Mujeres Privadas de la Libertad: Derechos Sexuales y Reproductivos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s