Del Respeto al Gobierno de la Mente

Por David Ledesma Feregrino (redaccion@asilegal.org.mx)

@dave_lefer

(Redacción de ASILEGAL)

Las formas que adoptan la defensa y la promoción de los Derechos Humanos vienen modeladas por toda clase de argumentos y teorías. Tenemos desde las versiones más individualistas y orientadas al consumo hasta las que abogan por los derechos colectivos y el bienestar comunitario. La objetividad se pierde constantemente (o quizás nunca se gana). Lo cual no es necesariamente negativo, tal vez sea para siempre imprescindible. Lo necesario es saber reconocer las subjetividades que cada una introduce, así como nuestras propias incongruencias. Reconocer que la verdad está siempre sujeta a discusión. Soltar nuestras versiones sin pretender que sean definitivas, sino con el fin de someterlas a consideración del resto.

Constantemente se confunde la lucha de los Derechos Humanos con las batallas personales por la imposición de la verdad. En vez de tratarse de un asunto de justicia y dignidad puede convertirse, en la mente de sus desarrolladoras/es, en una confrontación de creencias erróneas contra credos correctos. Predomina entonces, en estas cosmovisiones, la idea del todo dividido en dos categorías jerarquizadas. En vez de partir de una postura de paz y entendimiento se mantiene una posición colonizadora que busca hacer de las ideas propias las predominantes. Argumentando la opresión y la represión, se propone una especie de contra-ataque que coloca a las anteriores victimarias en la misma posición oprimida que (presuntamente) se luchaba por erradicar.

Por citar algunos ejemplos, puedo mencionar al grupo Femen (casi obligando a las mujeres musulmanas a rebelarse) o a varios colectivos separatistas anti-patriarcado, desarrollados en México, que despliegan un discurso de odio hacia los hombres basado en la presunción de la ignorancia de estos (a los cuales se refieren como “los machitos”). Incluso otras luchas paralelas (que aún sin tratarse de Derechos Humanos abogan por la dignidad) como los movimientos por la defensa de los animales, que satanizan y agreden a los consumidores de animales o de productos de ellos extraídos. Esto no es, por supuesto, un posicionamiento con respecto a ninguno de los ejemplos señalados. Con más de uno de ellos concuerdo sustancialmente. Creo que es un asunto más de forma.

Fotografía por Jorge Meza
Fotografía por Jorge Meza

Para estos esquemas hay pensamientos inválidos. Luchas inválidas. Personas que no deberían ni siquiera tener el permiso de hablar en público. Relaciones inválidas y muchos etcéteras. No vemos ni lo que (en el mejor de los casos) podrían ser un montón de personas a las que se les ha negado el derecho a la educación. Lo invasivo no es que alguien sostenga tal o cual idea sino que no respete la inteligencia del resto, queriéndoles convencer de cambiar totalmente sus creencias. Se pone entonces a ciertos grupos en situación de vulnerabilidad en una encrucijada: O renuncias a tus credos y cultura o no eres sujeta de derechos.

¿Por qué alguien tendría que elegir entre su religión y sus derechos? ¿Qué no se trataba este asunto de respeto y dignidad? Pero ¿cómo defender la dignidad utilizando las mismas herramientas del sistema impositivo que tanto se critica? Las ideas de cada persona son autónomas. Dependen, en cierta medida, del entorno y, también en cierta medida, de la subjetividad de la persona. Serán modificadas a través del tiempo por factores que nadie elegirá (totalmente) de manera deliberada. Las ideas y las creencias de una persona le integran y forman su identidad. Mientras éstas no laceren la dignidad de otras personas, nadie tiene el derecho de arrebatárselas.

No se va a combatir, de forma efectiva, la violencia con más violencia (al estilo Calderón). La imposición de un ideal y la declaración de una verdad como universal me parecen formas de ejercerla. Si queremos erradicarla, en cualquiera de sus variantes, no podremos hacerlo sino mediante la paz. Creo que hay más de una forma de lograr la reivindicación de los Derechos Humanos. Formas autónomas que cada pueblo, cada grupo y cada cultura han de buscar. Han de ser reivindicados en cada parte del mundo, dejando que sea cada cual a su manera.

David Ledesma Feregrino es Coordinador del Área de Juventud y Diversidad Sexual de ASILEGAL. Se autodefine como un humanista frustrado, atrapado en el cuerpo de un científico mediocre. En 2010 su cuento "Extrapolación del ser" fue publicado en la antología "Las cuatro esquinas del universo", publicación de la UNAM. Recientemente, ha sido reconocido por su ensayo "Otras voces, la Rayuela de las sociedades tecnológicas" (Concurso "La Ciencia Para Todos 2012") y por su cuento "Represión 41" (11° Concurso de Cuento Histórico de la Universidad Iberoamericana). Le dicen la malquerida.
David Ledesma Feregrino es Coordinador del Área de Juventud y Diversidad Sexual de ASILEGAL. Se autodefine como un humanista frustrado, atrapado en el cuerpo de un científico mediocre. En 2010 su cuento “Extrapolación del ser” fue publicado en la antología “Las cuatro esquinas del universo”, publicación de la UNAM. Recientemente, ha sido reconocido por su ensayo “Otras voces, la Rayuela de las sociedades tecnológicas” (Concurso “La Ciencia Para Todos 2012”) y por su cuento “Represión 41” (11° Concurso de Cuento Histórico de la Universidad Iberoamericana). Le dicen la malquerida.
Anuncios

Acerca de asilegal

Nuestra Visión Ser una organización responsable de su entorno social, contribuyendo a la erradicación de la problemática social que enfrentan los sectores más vulnerables de la sociedad como lo son las personas pertenecientes a los pueblos originarios, las personas de la tercera edad, niños y jóvenes personas de la comunidad LGBT, mujeres, discapacitados, etc. Nuestra Misión Para Asistencia Legal por los Derechos Humanos, los derechos que están reconocidos y otorgados para todas y todos, deben ser conocidos para ejercerlos y, en su caso, defenderlos; de tal forma que, esta organización concentra sus esfuerzos en brindar apoyo legal, informativo y educacional en el tema de los derechos humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s