Para los derechos hay niveles

William_Powell_Frith-Poverty_and_Wealth 1888
Poverty and Wealth (Frith, 1888)

Por: Alejandra Sánchez J. (Redacción ASILEGAL)

No hay una cifra exacta para determinar cuántas personas viven en pobreza, pero si consideramos que aproximadamente un 20 % de la población mundial concentra entre 50 al 90 % de la riqueza, es fácil imaginar cómo le va al resto del mundo con el porcentaje restante[1]. Aunque muchas veces no hace falta imaginarlo, porque lo vemos y lo vivimos de primera mano.

Pero sin importar la situación económica, tod@s nacemos human@s y, por lo tanto, iguales…

La Carta Internacional de los Derechos Humanos contiene los siguientes documentos[2]:

El primero de la lista inicia enunciando:

Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

El segundo, suscribe:

1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.

2. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio del beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia.

Dejemos la lista de documentos a un lado, pero resaltemos un par de detalles: en teoría los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos. Si bien la dignidad es un atributo difícil de definir, los derechos son un asunto más claro[4].

Supongamos que una mujer va a dar a luz en un momento en el que está desempleada, no cuenta con seguro de salud y apenas ha podido subsistir económicamente. Su hija o hijo encajará en esos primorosos artículos y documentos al momento de nacer. Al menos ideológicamente, semánticamente, jurídicamente hablando.

Pero seguramente su madre no podrá pagar un sanatorio de calidad para ser asistida durante el parto, por lo que deberá atenerse a lo que encuentre, sea adecuado o no. Y amb@s tendrían derecho a alimentarse bien… En este caso, tan bien como su economía les permita.

Podríamos narrar una larga sucesión de eventos para corroborar si es cierto o falso que somos individuos iguales en dignidad y derechos. Pero con estos primeros ejemplos ha bastado para responder: NO, NO LO SOMOS.

Intentemos con el segundo ejemplo, para esclarecer si pertenecemos a pueblos de iguales derechos: la hipótesis es que todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos (para así satisfacer sus necesidades, etcétera). La realidad es que algún sujeto ha intentado defender los bosques y selvas de su tierra, sin éxito y pagando por ello con su vida, mientras enormes empresas han sobornado a los gobiernos para que los dejen cometer toda la devastación que quieran.

El Estado, garante y responsable del bienestar humano de su pueblo, abandona y también ataca a quienes debería proteger. En otros casos, en cambio ─imposible decir qué es mejor o peor─, un Estado o una manada de empresas voraces de cualquier procedencia se planta en una tierra ajena, usa a la población nativa para hacer el trabajo sucio (“les da trabajo”), ya sea que les pague una bicoca o no les pague, saquea los recursos y deja tras de sí un rastro de destrucción.

No importan los nombres y los detalles (seguramente mucha personas les vendrán decenas de ejemplos a la mente), el resultado es: NO, TAMPOCO EN LA COLECTIVIDAD GOZAMOS DE IGUALES DERECHOS.

Entonces conviene hacer algunos ajustes a tan renombrados documentos:

* Todos los seres humanos nacen con la libertad, dignidad y derechos que puedan pagar.

* No habrá distinción de raza superior a la distinción de bolsillo: mientras más dinero tengas, más “güerit@” te verán. Por supuesto que, a mayor melanina, menores oportunidades de ganar un sueldo decente.

* Nadie estará sometido a la esclavitud ni a la servidumbre, a menos que viva con menos de un dólar al día y tenga que aceptar de todo con tal de comer.

* Nadie podrá ser arbitrariamente detenido o preso, siempre y cuando pueda costear su “justicia” y/o no haya sido elegido como “chivo expiatorio” por su vulnerabilidad social y económica.

* Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado, incluyendo la alimentación, el vestido, la vivienda… Los niveles adecuados se asignarán de la siguiente manera:

#Un salario mínimo=quedarse siempre con hambre, tener dos prendas de cada cosa cambiando cada 3 años o más, vivir en un lugar pequeño, seguramente ajeno, con carencias diversas.

#Cuatro a cinco salarios mínimos=darse “gustitos” el fin de semana y apretar el cinturón cada que haga falta. Puede tener más y mejor ropa surtiéndose del tianguis.

#Salario de legislador=estar siempre a reventar de todos los bienes y conceptos posibles.

*Todos los pueblos tienen derecho a robar los recursos de quien “se deje”.

Y así sucesivamente…

Para los documentos que integran la Carta, hay dos alternativas: ajustar el texto a la realidad o ajustar la realidad al texto.


[1] Diversas fuentes juegan con estos porcentajes, aunque ninguno desciende del 50% en cuanto a concentración de la riqueza. En cuanto a la pobreza, la ONU maneja que la cifra aproximada es de 1000 millones. http://www.cinu.org.mx

[4] En 2009, la secretaria general de la sección alemana de Amnistía Internacional, Monika Lüke, afirmó: “La pobreza se traduce en violación de los derechos humanos”. Ver: http://www.dw.de/la-pobreza-se-traduce-en-violaci%C3%B3n-de-los-derechos-humanos/a-4838816

Alejandra Sánchez: Internacionalista, existencialista y mutualista. Escritora de libre albedrío y fachada ortodoxa.
Alejandra Sánchez: Internacionalista, existencialista y mutualista. Escritora de libre albedrío y fachada ortodoxa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s