DERECHOS HUMANOS: Concepto y Declaración Universal

 

DERECHOS HUMANOS: Concepto y Declaración Universal

Por David Alexir Ledesma Feregrino (redaccion@asilegal.org.mx)

REDACCIÓN DE ASILEGAL

El concepto de Derechos Humanos (DDHH) es un producto reciente de una serie de ideales y luchas que tienen su raíz en los primeros tiempos de la organización social. Aunque la historia colonizadora se empeña en situar su inicio en eventos clave de la constitución de la civilización occidental, su surgimiento es el resultado de una larga y antigua búsqueda de la dignificación de los individuos. Mediante la concepción de los derechos fundamentales, distintas civilizaciones han definido y defendido la dignidad humana. Los primeros esfuerzos de los que se tiene registro datan de algunos siglos antes del año cero del calendario gregoriano. Sin embargo, la concepción actual de los Derechos Humanos está fundamentada en tesis más recientes y de carácter internacional. Se considera la Declaración Universal de los Derechos Humanos, emitida en 1948, como la piedra angular de la historia de estos derechos.

¿Qué son los Derechos Humanos?

Los Derechos Humanos son normas de derecho público que protegen ciertos bienes jurídicos fundamentales. Estos últimos son aquellos considerados inherentes a cada persona, es decir: la vida; la libertad; la igualdad; y la seguridad, entre otros. El carácter constitucional de los DDHH implica que posean la más alta jerarquía jurídica existente; es decir, que sean superiores a todas las normas. Los titulares de estos son todos los seres humanos, mientras que los deudores o sujetos del deber jurídico son los Estados (Arévalo, 1997). Su existencia tiene el propósito de regular las relaciones entre los gobernantes y los gobernados, impidiendo los abusos de poder por parte de los primeros. Asimismo, su existencia también faculta a los titulares para exigir que los sujetos de deber cumplan con sus obligaciones.

Los DDHH son inalienables e imprescriptibles con respecto a sus titulares. No pueden en ningún momento extinguirse y ninguna persona puede ser desposeída de ellos. Son inherentes a todos los seres humanos sin distinción de ninguna índole; sea ésta relativa a la nacionalidad, al lugar de residencia, al sexo, al origen étnico, a la religión, a la lengua, a las preferencias u orientaciones sexuales, o a cualquier otra condición. Es imposible, debido a su definición, que desaparezcan o terminen. El olvido, el abuso, la ignorancia, el atentado y la negación de los DDHH no implican en ningún momento su inexistencia. Por el contrario, lo que estos casos demuestran es la carencia de legitimidad de la autoridad que los efectúa. Existe una relación bicondicional entre estos derechos y la Constitución del Estado; es decir, cada parte implica la otra. Mientras que los DDHH son de carácter constitucional, la Constitución del Estado depende del aseguramiento de la garantía de los derechos y de la determinación de la separación de los poderes.

Existen diversas formas de clasificar los Derechos Humanos; entre ellas, la más conocida es aquella que distingue tres generaciones de los mismos. Ésta cuenta con un enfoque periódico basado en la cobertura progresiva de los DDHH (Aguilar, 1998).

  • Primera generación: Son los derechos humanos individuales fundamentales. Algunos autores indican su origen en la Revolución Francesa. Entre estos encontramos los derechos a la libertad; los derechos a la igualdad; los derechos a la propiedad; los derechos a la seguridad; y los derechos de soberanía.

  • Segunda generación: Son los derechos económicos, sociales y culturales. Algunos autores indican su origen en la Revolución Industrial. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) de 1917 fue la primera del mundo en incluirlos. Entre ellos se encuentran el derecho a la seguridad social; el derecho a la salud; el derecho a la educación; y el derecho a la cultura, entre otros.

  • Tercera generación: Son los derechos fundamentales de los Estados y las naciones. Son normas de derecho público internacional que garantizan el ejercicio de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. Entre ellos encontramos el derecho a la libre disposición de los recursos naturales; el derecho a la autodeterminación política; y el derecho a la paz, entre otros.

La clasificación de los Derechos Humanos se efectúa con fines prácticos y de estudio. Sin embargo, ésta no establece un orden jerárquico entre ellos. Cada derecho es tan importante como los otros y su cumplimiento depende del cumplimiento de todos los demás. La violación de uno implica el menoscabo de los demás. El Estado está tan obligado a promover, respetar, garantizar y proteger un derecho como el resto.

Al definirse como constitucionales, se desprenden de los DDHH algunas normas que conceden la facultad de exigir su cumplimiento. Estas dotan a los sujetos de derechos de herramientas contra posibles abusos de poder efectuados por el Estado. Según Arévalo Álvarez, estas normas son las siguientes (Arévalo, 1997):

  • El derecho de acción: La facultad de los sujetos de exigir la intervención de los tribunales de justicia correspondientes, buscando el debido cumplimiento de las leyes.

  • El derecho de petición: La facultad de solicitar información o efectuar reclamaciones ante las autoridades competentes por razones de interés público.

  • El derecho de Hábeas Corpus o exhibición de la persona: Institución juridíca que garantiza la libertad del individuo. Evita los arrestos y detenciones arbitrarias. Faculta a cualquier persona para exigir la devolución de la libertad a cualquier otra que haya sido privada ilegalmente de ella.

  • El derecho de amparo: La facultad de exigir la suspensión de actos contrapuestos al cumplimiento de los DDHH. Los Estados Unidos Mexicanos (EUM) constituyen el primer país latinoamericano en consagrar el carácter constitucional de este derecho mediante la CPEUM de 1917.

  • Recurso de inaplicabilidad de la ley: Facultad de los jueces de negarse a aplicar leyes contrapuestas a las constitucionales.

  • Derecho de resistencia a la opresión o derecho de insurrección: Facultad de las personas de resistirse a posibles actos contrapuestos a los DDHH efectuados por las autoridades estatales.

 Mi Voz Cuenta ONU

Día Internacional de los Derechos Humanos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es la principal referencia de la concepción actual de los DDHH. Su redacción estuvo a cargo de representantes de todas las regiones del mundo y fue proclamada el 10 de diciembre 1948 en París, Francia. Su surgimiento ocurrió tres años después de la creación de la Organización de las Naciones Unidas, en 1945; momento en el cual los países fundadores acordaron impedir que los abusos cometidos en la Segunda Guerra Mundial se repitieran. Según la Carta de las Naciones Unidas, esta Declaración es el ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse. Es así que este documento ha sido una fuente de inspiración para la formación o renovación de las constituciones de muchas naciones.

La Asamblea General de las Naciones Unidas expresó, mediante la Declaración, que el respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las personas es el fundamento para la libertad, justicia y paz en el mundo. En 1950, la Asamblea invitó a todos los Estados miembros a celebrar el 10 de diciembre de cada año como Día de los Derechos Humanos. Con ese día se conmemora y se celebra el aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los DDHH. Este día, además, se recuerdan los instrumentos y mecanismos que han sido desarrollados para asegurar la primacía de los DDHH y para hacer frente a sus violaciones. Asimismo, se recuerda a los actores estatales sus obligaciones y se exige el cumplimiento de las mismas. La importancia del día radica en la referencia al documento, que fue el primero a nivel internacional que reconoció las nociones de derechos universales y libertades fundamentales. Además de reconocer la obligación que los gobiernos tienen de garantizar estos a sus ciudadanos. El pasado 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos dedicó la celebración del Día de los DDHH a la promoción del derecho a participar en la vida pública y a la adopción de decisiones políticas. Esto a través de la campaña «Mi Voz Cuenta».

Esta Declaración, en conjunto con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; sus dos Protocolos Facultativos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; y su Protocolo Facultativo forman la Carta Internacional de Derechos Humanos. Desde 1945, se han adoptado varios tratados e instrumentos internacionales que han expandido el alcance de las leyes de Derechos Humanos. Entre ellos podemos mencionar la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial; la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer; y la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, entre otros.

***

Referencias:

 Arévalo Álvarez, Luis Ernesto. El concepto jurídico y la génesis de los derechos humanos. Universidad Iberoamericana. 1era Edición, 1997.

Aguilar Cuevas, Magdalena. (1998). Las tres generaciones de los derechos humanos. Gaceta de derechos humanos de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, 30.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s