Reivindican el matrimonio igualitario en tres estados de EUA

Por David Alexir Ledesma Feregrino (redaccion@asilegal.org.mx)

Las pasadas elecciones, celebradas en los Estados Unidos de América (EUA), podrían representar un parteaguas para la lucha por los derechos de la comunidad LGBTTTI. A través de las urnas se favorecieron la creación de políticas progresistas y la reivindicación de algunos Derechos. Como un hecho sin precedentes, se eligió por primera vez en el país a un candidato presidencial que demostró de manera abierta su apoyo al matrimonio igualitario durante su campaña. Además, la equidad en el matrimonio fue reivindicada en tres estados por medio de la votación. El resultado representa un avance en el camino de la búsqueda de la igualdad jurídica, mientras que el medio por el cual fue logrado refleja un incumplimiento por parte del Estado en sus funciones de protección y garantía de los Derechos Humanos.

Los Derechos de la comunidad LGBTTTI, como los de todas las personas, deben ser garantizados por el Estado sin consideración alguna de actores ajenos al mismo. El que un individuo esté o no de acuerdo con que otro sea sujeto de derechos no debería influir ni en la creación ni en el cumplimiento de la leyes. Sin embargo, esta falta de aceptación debería ser tratada como un problema cuya erradicación es imprescindible para lograr la debida protección de todos los individuos. Es decir, la reivindicación de los Derechos no se concreta con la modificación de una ley. Hace falta una serie de políticas encaminadas a la eliminación de la discriminación.

El camino más fácil, y el más comúnmente recorrido, es el de respetar y promover sólo aquellos derechos que apoyan las mayorías. De esta manera, los gobiernos se evitan la necesidad de crear políticas contra la discriminación y ganan aprobación de los gobernados. En inocente esperar que en una sociedad plagada de ideas sectarias se logre la reivindicación de los derechos de las minorías. Así como resulta lejano que la mayoría de una sociedad sexista y machista esté de acuerdo con que los individuos pertenecientes a la comunidad LGBTTTI sean sujetos de derechos. Los gobiernos de EUA someten a votación éstos últimos con el fin de dar un paso hacia la reivindicación sólo si ello no representa la pérdida de simpatizantes. Aunque resulte lamentable que los derechos se sometan al juicio (o a la falta del mismo) de la gente, la decisión final es un reflejo de la forma en que ha disminuido la discriminación en estos estados.

La reivindicación del matrimonio igualitario en Maryland, Maine y Washington

La discriminación hacia la población LGBTTTI por parte del Estado es una realidad consagrada en las leyes de distintos países. La distinción que las autoridades estatales hacen entre las parejas heterosexuales y otros tipos de parejas representa una merma a los derechos de éstas últimas. La historia de nuestros países ha registrado numerosas vejaciones en detrimento de la comunidad LGBTTTI. Se ha invisibilizado su existencia y se han sometido al voto sus derechos en más de una ocasión. En Estados Unidos de América, la reivindicación del matrimonio igualitario se ha puesto a consideración de la gente en decenas de elecciones; obteniendo resultados negativos en 32 de ellas.

Pocos son los gobiernos que impulsan leyes progresistas sin contar con el beneplácito de la opinión pública. Pese a lo cual, el matrimonio igualitario es ya una realidad en varias localidades de los EUA; éstas son: New York, Massachusetts, Iowa, New Hampshire, Connecticut, Vermont y el Distrito de Columbia. En esos estados las modificaciones a las leyes ocurrieron por disposiciones oficiales. Nunca antes se había logrado que, en unos comicios, la mayoría de los electores se pronunciaran en favor del matrimonio homosexual. Las cosas cambiaron la noche del 06 de noviembre del presente. Aquél día, la mayoría de la población de los estados de Maryland, Maine y Washington favorecieron con su voto la unión matrimonial de parejas no heterosexuales. Los gobiernos de los estados de Maine y Maryland habían impulsado previamente leyes para permitirla; sin embargo, algunos grupos de oposición recaudaron suficientes firmas como para llevar el asunto a las urnas.

En el estado de Maine, la cuestión fue votada a través de la Iniciativa 1 (Question 1). La propuesta de la misma fue que los elementos «[…] involucrados en una relación marital o en relaciones familiares deben ser considerados como de género neutro para todos los propósitos». Asimismo, se explicitó que la iniciativa no obliga «[…] a ningún miembro del clero o de la iglesia a realizarlo (el matrimonio), ni a ninguna denominación o institución religiosa a albergar matrimonio alguno en violación de los estatutos religiosos de la misma». Los matrimonios no heterosexuales podrían efectuarse en Maine a partir del 6 de Diciembre (fecha sujeta a cambios). La iniciativa entra en vigor 30 días después de que el gobernador proclame de manera pública el resultado del voto, con diez días de plazo máximo para que éste sea determinado.

En el estado de Maryland, la Iniciativa 6 (Question 6) propuso que las «leyes civiles del matrimonio permitan a las parejas gays y lesbianas obtener una licencia de matrimonio civil». La propuesta también explicitó la no-obligatoriedad de los miembros del clero de albergar bajo sus instituciones matrimonios contrapuestos a sus leyes y estatutos. Los matrimonios homosexuales en Maryland podrán efectuarse a partir del 1° de enero del 2013; fecha establecida en la propuesta. En Washington, todas las iniciativas aprobadas por la votación entran en vigor 30 días después de la misma. En consecuencia, los matrimonios no heterosexuales podrán realizarse en ese estado a partir del 6 de diciembre del año en curso.

Minnesotta en resistencia

En el estado de Minnesota la votación evitó una iniciativa que pretendía elevar al rango constitucional la negación de la igualdad en el matrimonio. En una localidad donde las uniones del mismo sexo no están permitidas, se impulsó una enmienda que pretendía definir en la Constitución estatal el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. Ello habría impedido que, en un futuro, otras leyes favoreciesen la equidad. La mayoría del electorado de Minnesotta se pronunció en contra de esta iniciativa, resistiéndose así al retroceso de las leyes. Este estado es el primero en rechazar una medida semejante por medio de una elección.

La representación de la comunidad LGBTTTI en el Senado

Durante las pasadas elecciones, se eligió a la primera senadora de los Estados Unidos de América abiertamente homosexual. Tammy Baldwin, del Partido Demócrata, fue elegida en Winsconsin para tomar el escaño del legislador Herb Kohl. Baldwin es, además, la primera mujer representando a Winsconsin en el Senado. Pese a que su orientación sexual nunca fue una parte esencial de su campaña, diversas organizaciones defensoras de los derechos de la comunidad LGBTTTI se encargaron, durante la misma, de resaltar la relación entre su orientación y sus políticas. Su arribo al Senado podría significar la posibilidad de llevar consigo el tema del matrimonio igualitario.

En conjunto, los resultados reflejan un progreso en materia de equidad y no-discriminación en una fracción grande de la población de los EUA. Progreso que parece emanar de actores de la sociedad civil más que del Estado. Éste último está fallando en su función de promover los DDHH (hecho que se ve reflejado en la homofobia y la discriminación), tanto como en las de protegerlos, garantizarlos y respetarlos (al someterlos a votación).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s