Dialogando con los prejuicios

Por Ricardo Lucio Lugo

(Redacción de ASILEGAL)

Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Articulo 1°, párrafo Quinto. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

¿Los Derechos de un grupo de personas están sujetos a decisión de otras? ¿Por qué algunas personas pueden tener derechos y otros no? ¿Se confunde aun el término pecado con el de delito? Éstas y otras preguntas son hechas y analizadas en la campaña que tuvo arranque el día lunes 16 de Junio: “Dialoga con tus prejuicios”, impulsada por la activista Lol Kin Castañeda y Sociedad Unida.

Esta campaña busca crear conciencia sobre el Matrimonio Igualitario en México. Después de 4 años de que se aprobaron los matrimonios entre parejas del mismo sexo en la Ciudad de México aún no se han hecho las legislaciones correspondientes en materia de Registro Civil para que esta sea una realidad en toda la Republica Mexicana.

A pesar de que se han conseguido amparos en algunos estados para lograr que diversas parejas tengan acceso a lo que por derecho les corresponde, pareciera ser que un cambio a la Constitución y el Código Civil en cuanto a matrimonios igualitarios no está en la agenda política de las/os legisladoras/es del país.

Aunado a esta situación, se suma la creación de la llamada Comisión de la Familia y el Desarrollo Humano que, en palabras del Senador panista José María Martínez, busca frenar el avance a las leyes y logros que han conseguido las familia homopartentales con el discurso de que “se deben defender las familias tradicionales y el derecho a la vida”.

Ciertamente, más que un avance en materia de Derechos Humanos, la creación de esta comisión es un retroceso. Se trata de una imposición y una expresión del pensamiento fascista, doble moralista y de los prejuicios de la bancada del PAN. Esta última, como bien sabemos, siempre se ha distinguido por sus pensamientos conservadores y religiosos.

sociedadunida

Ante esta situación, la campaña usa de manera inteligente la palabra Dialogo. Frente a argumentos prejuiciosos y “patadas de ahogado”, Sociedad Unida ha decidido que no es necesario atacar y alzar la voz de manera incoherente. El dialogo es la vía. Pero no cualquier tipo de Dialogo, sino uno con argumentos, razonable, con un enfoque de Derechos Humanos, de perspectiva de género, de inclusión social y apertura, pero sobre todo, de respeto a la Dignidad de las personas.

De nada sirve haber decretado un “Día de Lucha contra la Homofobia” ni reformas en los artículos constitucionales que hablen sobre la protección de los Derechos Humanos, ni Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, si no se realizan acciones que vayan de acuerdo a lo que se escribe en un papel.

Ciertamente la libertad de credos es derecho, tanto como lo es el Derecho Humano al matrimonio para cualquier persona. No se juzga a las/os servidoras/es públicas/os y sus creencias, se critica que no sepan separar sus ideologías personales de su trabajo.

El día de hoy se anunció que se presentara la campaña “Dialoga con tus prejuicios” a la recién creada comisión. La finalidad es simple: Dialogar con astucia, inteligencia, asertivamente y de manera objetiva. Si hay algo que se necesita es la lucha constante de las y los activistas en esta época donde parecería ser que México es todo menos un estado de Derecho.

Ricardo Lucio Lugo es estudiante de la Licenciatura en Psicología de la UNAM. Fue participante de la 2da generación del Programa de Formación de Promotoras/es de los DDHH de las Personas de la Disidencia Sexogenérica de ASILEGAL. Actualmente colabora como voluntario en el área de Juventud y Diversidad Sexual. Ha participado en diversos seminarios sobre VIH y grupos de apoyo a personas que viven con VIH-SIDA.

Ricardo Lucio Lugo es estudiante de la Licenciatura en Psicología de la UNAM. Fue participante de la 2da generación del Programa de Formación de Promotoras/es de los DDHH de las Personas de la Disidencia Sexogenérica de ASILEGAL. Actualmente colabora como voluntario en el área de Juventud y Diversidad Sexual. Ha participado en diversos seminarios sobre VIH y grupos de apoyo a personas que viven con VIH-SIDA.